Cómo gestionar nuestro país

Carlos Zumarán Calderón -XI CMLP
En la condición de peruano en el exterior, me toca la suerte de recibir ingresos por haber trabajado en Canadá; es algo que ha cambiado mi vida, que me da casi una total seguridad económica, hasta mi partida definitiva. Conozco bien y vivo en el sistema de aquí y me parece que en Perú se podría vivir, exactamente, de la misma manera. Pero pasarán muchos años, para que sea entendido y comprendido -hasta por los más egoístas- para que ello suceda. Lo que lamento es que las riquezas materiales que, nuestro país dispone, no hayan sido utilizadas adecuadamente, desde hace tanto tiempo, para que sus habitantes tengan la misma calidad de vida; me refiero a la educación, la salud, el esparcimiento, el bienestar, todo dentro de la problemática básica de subsistencia. A nuestros dirigentes del país les falta visión, no tenemos la cultura suficiente para darnos cuenta de las necesidades que todos tenemos y de cómo podemos resolver nuestros problemas participando como sociedad. Es triste y lamentablemente, nos hace deficitarios mentales, nos interesa muy poco ser fraternos con nuestros hermanos peruanos.

En Canadá, la legislación del país está estructurada de manera de satisfacer las necesidades de todos y los que han logrado desarrollar personalmente, pueden contribuir -con sus impuestos- a la atención de los menos favorecidos, sin que exista crisis alguna. Nuestra sociedad capitalista, ha desarrollado principios sociales que permiten que los que más tienen, en uso de la libertad democrática que les asiste, puedan ayudar -pagando impuestos justos- para satisfacer las necesidades de los menos favorecidos. A nadie le pica y nos podemos rascar -sin problema- pues somos libres de crear la riqueza que deseemos, pagando los impuestos que corresponden y resolviendo el problema de los que más necesitan.
Debemos agradecer a los primeros habitantes que con inteligencia, imaginaron y crearon esta Sociedad igualitaria, con acceso para todos. Se ha establecido pues, un sistema de justicia que nos ayuda a vivir con dignidad, desarrollando un espíritu de solidaridad a todos. La Constitución canadiense hace que exista una Sociedad que utiliza el diálogo como herramienta natural de entendimiento. Puedo contribuir y explicar en detalle esta realidad, que parte del principio de crear comunidades autónomas, que intercambian experiencias positivas.

Para lograr el financiamiento de las diversas necesidades de toda persona, se han creado fondos que ayudan a su existencia, contribuyendo a diferente escala. La educación es financiada por impuestos escolares, que se cargan a los que tienen propiedades inmobiliarias, los servicios a la ciudad se pagan con la contribución de los personas y de empresas propietarias que -según su envergadura- pagan sus impuestos prediales. Las personas -sin excepción- a partir de los 65 años, reciben una pensión mensual de vejez, para ayudar a su sustento, hasta la fecha de su deceso, hayan trabajado o no en su vida.

Las personas al retirarse, reciben pensión de las empresas donde trabajaron, según las provincias donde ofrecieron su trabajo; el monto de la pensión depende del salario y tiempo de servicios. Esta pensión resulta de la contribución de los empleados y de sus empleadores, durante el período trabajado. Además durante la época de trabajo, los empleados pueden ahorrar en sistemas especiales, que al hacerlo, reducen el pago de sus impuestos. De esta manera, también se crea un fondo -con estos ahorros- que sirve para realizar obras que dan trabajo y que ayudan al bienestar de la sociedad y además generan riqueza.

No es complicada esta manera de hacer las cosas y las fuentes de trabajo deben ser equilibradas para que muchos puedan contribuir a generar riqueza mientras otros puedan ayudar a la prestación de servicios tales como la salud, la educación. Muchos países han logrado esta solución y ellos pueden colaborar con aquellos países que requieren crear ese equilibrio económico, para que pueda funcionar eficientemente su sociedad.

La estructura del Estado es tal, que reune a los que dictan las leyes y a los que las ejecutan, en una Cámara de Representantes, que permite controlar y comparar resultados de manera inmediata, lo que ayuda a aplicar medidas correctivas rápidamente. La oposición fiscaliza y propone cambios y los que ejercen la función ejecutiva tratan de hacer lo mejor posible.

Mucha otras actividades son creadas para generar una calidad de vida plena y que todos los habitantes pueden tener la seguridad de que serán atendidas sus mínimas necesidades

Muy atentamente
Carlos Zumarán Calderón
Montreal, 15 de agosto 2018
¡Feliz CMLP por tus 75 años de funcionamiento! 
001 (514) 506 4575 celular (whatsapp)
carlos.zumaran39@gmail.com

Deja un comentario