Democracia cuando la ley es injusta

Pienso que no puede haber DEMOCRACIA, o que la ley no funciona, cuando:

1. Hay peruanos que no tienen DNI,

2. Hay personas que no se alimentan cada día,

3. Hay niños que no asisten al colegio,

4. Hay peruanos que no tienen trabajo,

5. Faltan recursos materiales para satisfacer las 
necesidades de todo ciudadano,

6. Hay gente que no paga impuestos, a pesar de 
tener buenas ganancias,

7. Hay empresas legales que no pagan de manera 
correcta los impuestos,

8. Hay empresas ilegales que no aportan y explotan 
a sus empleados,

9. No hay medios para atender la salud de todos los enfermos, 

10. Hay peruanos que delinquen porque no tienen otra alternativa, por el desorden existente y falta de oportunidades,

11. Hay ancianos que tienen que seguir trabajando porque sus recursos no les alcanzan para poder 
sustentarse,

12. No hay protección adecuada a los ancianos y en muchos casos se les abandona  y deja morir.

13. Reina la prostitución y el abuso sexual

14. Reina la corrupción y no hay ejemplo de corrección. Deberíamos estudiar la situación para que todos tengamos la misma oportunidad, que no desperdiciemos lo que resulta abundante a los que les sobra, mientras  hace falta a otros.
• No encuentro justo que se tenga que esperar años para declarar culpable o inocente a una persona frente a un delito; se sabe que algo no camina.• Poseemos un territorio que nos permite explotar adecuadamente nuestros recursos naturales y debemos ir priorizando lo que debemos hacer. Esto lo ignora nuestra Constitución. Los Congresistas, mutis.• El turismo bien explotado -sin crear daño al medio ambiente- es posible. Las herencias históricas que tenemos, que hoy -incluso desconocemos- no tenemos capacidad para explotarlas, no tenemos la mínima idea de como aprovecharlas. Las bellezas naturales, como son los innumerables paisajes de las regiones del Perú, que cambian cuando nace el día hasta que se oculta el sol, en muchos lugares del Perú; no tenemos la capacidad para explotar el turismo. La flora que tenemos, abandonada, que beneficia a grupos mafiosos cuando la convertimos en droga, con malas consecuencias para la salud. Cuanto a la fauna -las aves y otros animales- embellecen los paisajes, que van y vienen de un lugar a otro, según como va el clima.
• Tal vez sea no necesario o urgente extraer nuestros minerales, que deberían ser nuestra reserva 
última, guardada en un banco extranjero, ¿a nombre de quien?, mejor que deba permanecer en nuestro subsuelo.
Disponemos del agua que la vemos correr, que se evapora en el mar, sube y llega como lluvia a la cordillera, que ya no forman los lagos y lagunas porque, ellos  desaparecieron por erosión, por nuestro descuido, por no conocer ni comprender los ciclos de lluvia y su conservación. El mal empleo de los recursos, causa el calentamiento global, somos víctimas de ello, sin haberlo provocado. Esta agua la podríamos dirigir, -gobernar- para nuestro beneficio y produciríamos electricidad para exportarla, para tener una agricultura regulada, permanente, como muchos países lo tienen. Podríamos generar así los ingresos para financiarte peruano.Necesitamos tener una nueva calidad de vida y ello impone estudio, sacrificio y decisión, pero debemos -antes- estar conscientes de cambiar nuestros hábitos y prepararnos para hacer un gran esfuerzo. Es algo místico que debe entrar en nuestra mente para cambiar la vida que tenemos ahora, para encontrar a seres humanos que sean solidarios y no egoistas como somos la mayoría.Tenemos que ser diferentes y preocuparnos por el bienestar de los demás -de todos- así saldremos del gran hoyo en que nos encontramos después de siglos, que nos resulta incómodo. Esa es la Democracia que deberíamos conseguir, haciendo que nuestra población llegue al 
convencimiento que sabemos explotar nuestros recursos naturales y no la pasemos discutiendo tontamente y para poder crear la hermandad que nos merecemos los peruanos. Basta de los leguleyos que abundan en todas partes y que crean la ley para beneficio propio, que explotan las virtudes de la técnica y de la tecnología para favorecerse y publicitarse, basta de traicionar este país que merece otro destino.
Se llega a la Democracia, cuando la ley es justa, por lo tanto revisémosla y pensemos en la justicia; imprescindible es que tengamos una verdadera Constitución, y no ésta, que sólo mantiene desigualdades entre los peruanos.

Muy atentament

Carlos Zumarán CalderónMontreal, 

 Día de esperanza, que recuerdo con nostalgia

(514) 336 4011 carlos.zumaran39@gmail.com

Deja un comentario