9.19. CMLP XIX – 1962/64

CML19_ListaDeProfesores&instructores
CML19_ListaDeIngresantes3erAnno

En abril de 1962 ingresamos al Colegio Militar Leoncio Prado un heterogéneo conjunto de jóvenes que, luego de un riguroso examen de admisión, logramos cumplir con nuestro anhelado sueño.  Muchos llegaron a nuestra alma mater por presión de sus padres para que se “disciplinen” pero la gran mayoría lo hizo porque deseaba estudiar en el famoso colegio por su excelencia educativa y para seguir el ejemplo de los valores que aquí se desarrollaban.

Cada sección contaba con cadetes llegados de todas las regiones de nuestra patria motivando por ello la formación de grupos y que derivó en una etapa personal de desarrollo, en la que cada uno lo hizo a su manera. Poco a poco, fuimos integrándonos y concibiendo que pertenecíamos a un grupo diferente por diversas razones. Con nosotros fue designado Director el coronel Armando Artola Ascárate quien asumió su gestión con una férrea disciplina, logrando imponer orden y respeto. Las dos promociones que nos antecedieron -la XVII y XVIII- sintieron el freno a cierta indisciplina ocasionada por cierto exceso de autoridad ejercida. Esto motivó muchas tensiones que permitieron que nos cohesionemos mucho más. Otra de la razones es que demostramos con hechos, que estaríamos unidos en un solo corazón y ello quedó demostrado en quinto año cuando unidos en un solo espíritu, nos propusimos, sin ponernos de acuerdo, a no divulgar al autor de la travesura del “Candado”.

Fue pasando el tiempo y casi sin darnos cuenta comenzamos a identificarnos señalando con emoción cada uno: soy de la XIX Promoción. Sin darnos cuenta y solo después de la última noche en el colegio y nuestra fiesta de promoción, es que supimos que jamás todos estaríamos unidos físicamente. A muchos, aquello nos caló profundamente, y casi sin pensarlo, ya nos estábamos reuniendo en algún lugar apropiado por grupos o secciones. Era un requerimiento emocional, que pudimos satisfacer a través de las reuniones que a lo largo de los años, desde que egresamos del colegio, hemos tenido por costumbre.

Siempre hemos convivido espiritualmente, sin importar las distancias, ni los enredos políticos o sociales. Nos hemos abrazado fuertemente en cada ocasión en que nos hemos reencontrado como si el tiempo y la distancia no existieran, el saber que vamos a vernos nos hace sentir atrevidos, lúcidos y con ganas de vivir intensamente. Es increíble lo que nos pasa cuando nos vemos. Nos olvidamos de todo y recordamos con alegría, no solo las anécdotas vividas en esos tres inolvidables años, sino también de nuestro día a día. Esta fuerza espiritual se ve reforzada con los reencuentros, reuniones semanales, y fiestas de aniversario, ocasiones para continuar siempre integrados y unidos.

Nuestra XIX lleva el nombre de JULIO MOSCOSO VALDIVIA joven teniente que fuera nuestro instructor y que partió demostrando su valentía, mientras ejecutaba ejercicios militares de comando en la Isla de San Lorenzo. Su familia sabe que su nombre estará eternamente ligado a la XIX Promoción del Colegio Militar Leoncio Prado.

Un ejemplo de nuestro sentir leonciopradino es el Crl. César Martínez Uribe Restrepo quien fuera director del colegio en los años 90 y 91,  siendo su subdirector el general EP Luis León García miembros notables de la XIX. En su gestión lograron devolver el nivel educativo que teníamos en nuestra época de cadetes.  La XIX -a lo largo de nuestro camino- tuvo destacados miembros de la Asociación Leonciopradina como César Vértiz, quien fuera su presidente en el año 2004 y Alberto Valenzuela quien participó en varias directivas, fue uno de los pilares para obtener el importante aporte económico internacional para la compra de la Casa Leonciopradina; asimismo, a héroes que participaron en la Guerra del Cenepa, como el coronel FAP Jorge Bustamante Zavala, quien dirigió la ofensiva aérea; actualmente es el abanderado de nuestra escolta y reconocido como Defensor de la Patria. Asimismo, como personajes públicos están Ricardo Márquez Flores, 1er Vicepresidente del Perú; Enrique Javier Mendoza Ramírez, Pdte de la ONPE, del Poder Judicial y Ministro de Estado; Pedro Patrón, Viceministro de estado; César Hildebrandt, distinguido periodista y Raul Párraga Correa, campeón de la Copa América, entre otros.

La XIX Promoción seguirá agradeciendo al Colegio Militar Leoncio Prado, su formación y el haber mantenido los lazos indisolubles de unidad, fraternidad y disciplina a lo largo de este camino y hace méritos para que al celebrar sus 75 años de fundación nuestra alma mater siga nutriéndose del apoyo de sus hijos.

NUESTRA HERMANDAD SEGUIRÁ “UNIDA POR SIEMPRE EN UN SOLO CORAZÓN”: EL DE LA XIX.

Cuanto daría
por ser postulante nuevamente
vivir las experiencias de cadete
oler el perfume de aquella humedad
gozar el amable frío y ambiente
escuchar el mando de los oficiales
pasar rancho con frijoles tradicionales
y el sorpresivo toque de “Diana”
para levantarme feliz cada mañana.

Cuanto daría
volver a mi aula y estudiar
ocupar la vieja carpeta ploma
en el monumento de la Siberia
lugar donde la vejez asoma
escuchar a los sabios profesores
Santillán, Busse y Olivera
Ugaz, Griffits y Córdova
y a todos mis queridos maestros
dictar sus magistrales enseñanzas
¡odas¡ y añoranzas a estos señores

Cuanto daría
que sea viernes, fin de semana
pasar rancho mejorado
ingresar al auditorio con alegría
ver la película y actuación
saber que debo salir el sábado
si no hay papeleta de sanción
para retornar el domingo por la noche
e iniciar otra semana de reclusión

Cuanto daría
que mis lágrimas sean fuertes
para soportar tanto amor
que a mi colegio tengo
pero… se nublan mis ojos
cuando escribo sobre él
como en este momento.

Cuanto daría
que a la hora de mi muerte
me canten con emoción
el himno Leonciopradino muy fuerte
para escuchar la última canción
para que quede por siempre grabada
en los maderos de mi cajón
Cuanto daría
poder quedarme encantado
con mis hermanos, allá arriba
… donde está Dios
acompañado del Coronel Leoncio Prado

Cuanto daría
para mis lágrimas cederte
que triste me hacen sentir
para que tú también sientas
como te hacen el corazón latir
que empapando mi rostro, poder ser fuerte
de no poder el pasado revivir
debo estar alegre y evocar contento
más allá de la muerte
que soy y seré “Leonciopradino”
que ha sido en esta vida, mi mayor suerte.
Rhgc

No podemos dejar de mencionar dos hechos históricos ocurridos en nuestra estadía en el colegio y que han legado a las generaciones posteriores la valía de los integrantes de nuestra XIX.

El primero, cuando Enrique Bisetti devolvió una billetera a la dirección para ser entregada a su dueño, demostrando su honorable formación familiar en valores y principios.

Y la segunda, fue un hecho que no se le dio mayor difusión pero, de acuerdo a la Orden del Día Nº46 del 16 de abril de 1963, tres integrantes de nuestra XIX, Peter Moll Cárdenas, Luis Ugarte Chamorro y Ricardo Paredes Cook, quienes, cuando se dirigían al colegio un domingo en la noche, capturaron a un chofer de taxi que había violado a una señorita. Actuaron, al escuchar los gritos al interior del vehículo que había parado un poco más de donde ellos estaban en la esquina de Angamos y Av. Arequipa. Valerosamente, lograron reducirlo y llevarlo a la comisaria. Lo anecdótico es que el mayor comisario hizo que los trasladaran en un patrullero al Colegio y en la Guardia, al verlos descender del auto policial, los metieron al calabozo. Después de las informaciones del caso los dejaron salir. Son nuestros héroes porque arriesgaron sus vidas solo por cumplir con el deber del cadete leonciopradino. Solo lamentaron que la salida extraordinaria que les ofrecieron nunca se cumplió. Ambos hechos fueron mencionados en las órdenes oficiales del día y han quedado así para la posteridad.

LA XIX SIEMPRE ESTARÁ UNIDA EN UN SOLO CORAZÓN

k

Deja un comentario