9.10. CMLP X – 1953/55

CMLP10_ListaDeExCadetes

La Décima promoción del Colegio Militar Leoncio Prado, desea aunarse al reconocimiento, agradecimiento y felicitación a  nuestra alma mater, al cumplir el 27 de agosto 2018, su glorioso septuagésimoquinto aniversario de su fundación y habernos permitido convertirnos en ciudadanos dignos y de bien, actores de la defensa nacional y del desarrollo integral de nuestro querido Perú.

Por feliz iniciativa del Presidente Constitucional de la República, Don Manuel Prado Ugarteche, y su Ministro de Educación, Don Enrique Elías Laroza, firman el 27 de agosto 1943 el Decreto Supremo de la creación del Primer Colegio Militar con el fin de formar a los futuros líderes que deberían dirigir los destinos del país.  Ante la necesidad de darle un espíritu propio, el 18 de enero de 1944, se le denominó en homenaje al joven héroe nacional muerto en defensa de la Patria como COLEGIO MILITAR LEONCIO PRADO.  Nuestro Colegio se instaló en el remodelado Cuartel de la Guardia Chalaca, situado en el distrito de La Perla-Callao, lugar donde hasta la actualidad, nos hemos formado más de 70 promociones egresadas de sus aulas. En el año 2009, el Ministro de Educación Don  José Antonio Chang Escobedo, por Resolución Ministerial No 0134-2009.ED, incorpora a nuestro CMLP al Programa Nacional de Recuperación de las Instituciones Públicas, Emblemáticas y Centenarias, consiguiendo de esta manera tener el magnífico local que actualmente tenemos acorde a los adelantos y exigencias de una educación emblemática y moderna.

Recordar es vivir, rememoramos como si fuese ayer, cuando en el mes de marzo de 1953, 336 nuevos Cadetes provenientes de todos los departamentos de la nación, nos integrábamos al Batallón de Cadetes del Colegio Militar Leoncio Prado, nuestra vida cambiaría para bien y forjaría en nosotros una unión imperecedera que se acrecienta con el transcurrir de los años. Ahora, después de 65 años de vivir el espíritu leonciopradino que nos imbuyeron nuestros mayores, y haber llegado a los 80 años bien vividos, podemos decir ¡muchas gracias! Colegio Militar Leoncio Prado por haber contribuido a ser quienes somos, hombres de principios y valores de todo orden moral y humanos.

La Décima Promoción, al cabo de tres años de intensos estudios cívico-militares nos convertimos en jóvenes de provecho y capaces para la Defensa de la Nación y contribuir al desarrollo del Perú, al iniciar esta nueva etapa de nuestras vidas, la gran mayoría ingresamos a las universidades nacionales y escuelas de formación de oficiales de las Armas de la Nación y la Ley, los otros se abrieron camino en las diversas disciplinas de los negocios familiares o emigraron al extranjero en busca de mejores oportunidades, de manera que tenemos en la Décima Promoción, destacados médicos, ingenieros, arquitectos, abogados, maestros, periodistas, oficiales de alta jerarquía de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y de muchas disciplinas del quehacer profesional y técnico; hemos alcanzado con éxito las metas que nos propusimos; no podemos dejar de nombrar al grupo de los que decidieron emigrar al extranjero, la gran mayoría lo hizo a los Estados Unidos de Norteamérica, Argentina, Brasil, Venezuela o a Europa, en todas esas  latitudes del mundo, también han dado muestra de su valor y empeño para triunfar en lo que se propusieron y dejaron bien puesto el gallardete de nuestro CMLP.

No podemos olvidar a quienes pusieron todo su empeño para que nuestro colegio se hiciera realidad, nos referimos a su fundador y primer director, coronel EP Don José del Carmen Marín (1943-1945), y su gestor, coronel EP Don Juan Mendoza Rodríguez, 2º director (1945-1948) quienes trazaron los lineamientos de su organización y funcionamiento, predicando con el ejemplo.

Nota aparte merece el coronel EP Don Marcial  Romero Pardo, quien fue el tercer director (1949-1954), siendo el que más años dirigió los destinos de nuestro CMLP, él nos recibió en el año 1953, cuando, jóvenes cadetes, ingresamos como la Décima Promoción y gozamos de ser la elite de la Educación Nacional confiada a grandes catedráticos, maestros e instructores y en nuestro último año de estudios correspondió al Coronel EP. Don Rodolfo Belaunde Ramírez despedirnos con honores en ceremonia presidida por el Presidente Constitucional de la República, General de División Don Manuel A. Odría.

Los oficiales que estuvieron directamente abocados en imbuirnos a la Décima de las virtudes de nuestro lema: Disciplina Moralidad y Trabajo fueron: El mayor EP Don Gustavo Escudero Molina, los capitanes Alfonso Bringas Shoemaker (1953), Lidoó Herrera Vidal (1954) y Carlos Canales Vélez (1955), pero recordamos de manera muy especial a quien fue para nosotros el teniente Alfredo Merel Massey, quien nos tuvo bajo su mando directo en nuestros inolvidables tres años 1953-1955 y en homenaje a quien, nuestra promoción ostenta su nombre promocional.

No podríamos olvidar a nuestros suboficiales, quienes, cada uno en su propio estilo, nos moldearon militarmente como fueron los suboficiales Ramón Noriega, Enrique Yuen Alva, Alejandro Bezada Sánchez, Sixto López Cueto, Alfonso Farfán Vilela, Alfonso Rubio Escudero y de regalo al gran Rodrigo Silva Fernández, quien aún disfruta de este valle de lágrimas con 105 años de edad, siempre nos acordaremos de alguna de las arengas que usaron con nosotros ¡El año marcha! ¡Cuando llueve todos se mojan! ¡Cinco últimos!

De los profesores de cursos que fueron de primera categoría, como nuestro Director de Estudios Don Alfredo Rebaza Acosta, en letras tuvimos a Don Ricardo Cazorla Sormani, Humberto Santillán Arista, Hermann Busse de la Guerra, Jorge Lizarbe Valiente y Vicente González Montolivo, Luis Thornberry Lumbreras. En Ciencias, a Segundo Sáenz, Jesús Salas, Alfonso López Oré, Eloy Moyano, Alejandro Sara Lafosse, Víctor Valenzuela Guardia, en Matemáticas a Flavio Vega Villanueva y en Idiomas a Don Charles Bezancon des Vallons en francés y Luis Olivera Verástegui en Inglés. En Educación Física, profesores que nos animaron a conseguir muchos lauros con nuestra participación personal o en equipo disciplinario, Alfredo Narváez, Hans Illman, Raúl Chapell, Carlos Mora, Guillermo Pollack y Salomón Orillo entre otros destacados profesores que sería largo enumerar. El aspecto espiritual estuvo dirigido por nuestro inolvidable Capellán P. Harold Griffiths Escardó.

Por eso y muchas cosas más, reiteramos nuestro saludo, felicitación y agradecimiento a nuestra Alma Mater el Colegio Militar Leoncio Prado y a todos los personajes que han influenciado en nuestras vidas y nos han permitido poder cumplir con todas nuestras metas, ideales y aspiraciones, que hoy mostramos a la Comunidad Leoncio Pradina en sus Bodas de Brillante Institucional.

k

Deja un comentario