Sepelio de nuestro Profesor y entrenador de atletismo, Augusto Shigyo

Óscar Canqui – XX CMLP

Compungidos por la noticia que recibió Toby Dunayevich de uno de los hijos de nuestro querido profesor de Educación Física Sr. Augusto Shigyo y que se transmitió al resto de deportistas de la XX promoción. Rápidamente nos pusimos de acuerdo de encontrarnos en la Parroquia de la iglesia Medalla Milagrosa de San Isidro, a donde nos dirigimos a partir de las 4:00pm.
El primero en encontrar fue a Kique Wong y su esposa, octava promoción. Kique fue amigo de infancia del profesor Shigyo del mismo barrio de Jr. Montevideo, muy cerca a la Av. Abancay donde las casas solo tenían dos habitaciones y un baño, que servían como cocina, sala, dormitorio, así que los amigos de barrio se encontraban en la calle diariamente donde aprendieron todos los juegos propios de barrios y una amistad perdurable hasta hace poco pues quedan solo dos de ellos.


Me recibió el hijo mayor del profesor, al decirle mi nombre me hizo recordar que su papá siempre le hacía mención como atleta alumno del CMLP, lo mismo dijo la viuda de pelo totalmente blanco pero con una serenidad y mirada bondadosa que nos hace conversar como en familia sobre tiempos pasados, nos acercamos al féretro donde le rezamos y nuestra mente voló en el tiempo agradeciendo siempre sus consejos e inquietud, pues siempre el profesor Shigyo se mostró respetuoso, acomedido, dando palabras de aliento, un enamorado del atletismo que era su deporte favorito además del badmintong que lo practicaba con el profesor Alfredo Montero Dávila, entrenador de salto alto.
Fueron llegando de a poco más compañeros de la XX: Tobías Dunayevich, Raúl Arbocco, Jorge Vivas, Luis Cossio, Walter Chávez, luego ya casi en la noche llegó Eduardo Canales y esposa. Al dar el pésame a la viuda lo presentan como Canales, y ella dice “Ah, Eduardo Canales” sorprendiendo a todos, luego añade “Es que mi esposo siempre repetía el nombre de cada uno de ustedes”.
Fue Toby a quién se le ocurrió que deberíamos hacer una guardia entre los leonciopradinos por unos 10 minutos, fue lo que hicimos tres a cada lado, hicimos un giro hacia el féretro y al término cantamos la primera parte del himno del colegio militar, los invitados guardaron un respetuoso silencio. Al frente la viuda y una de sus hijas emocionadas por nuestro modo de manifestar nuestro cariño por el gran maestro.
Luego una de las hijas nos cuenta que en una librería encuentra un libro de Alfredo Deza de la XVI promoción, como era uno de los alumnos preferidos de su padre busca algo en la que se refiera a él pero no lo encuentra, un poco malhumorada hojea en las tapas y encuentra solo estas palabras que dice mucho “Profesor Shigyo, un señor de señores” Con esta frase ella quedó plenamente satisfecha. Luego de algunas fotos nos retiramos, despidiéndonos de los respetuosos y amables descendientes niseis.
Mañana sale el féretro a la 1:30 pm rumbo al entierro que se llevará a cabo en el Parque del Recuerdo de Lurín.

Deja un comentario