Consejos para ser un amargado

Por: Bárbara Penn
Constantemente nos dan recomendaciones para ser feliz, pero hay muchos a quienes les encanta ser infelices. Por ello hoy, consejos para vivir una vida miserable y mantener controlados esos traicioneros sentimientos de alegría y gratitud que ocasionalmente te invaden:

  1. Nunca te hagas cargo de tu propia actitud
    Culpa constantemente por tu estado presente a tu pasado, a tu infancia, a tu pareja, a tus hijos, a tu gato y a otros catalizadores externos. No mires hacia adentro para encontrar alegría, porque podrías llegar a hallarla.
  2. Usa anteojos negativos y un rostro permanentemente amargado.-
    Evita buscar lo positivo, la alegría y la bendición en medio de las dificultades. Cuando la vida te de limones, cómelos y luego pon una cara terriblemente amargada. Luego mantén esa cara amargada todo el día y contamina cada habitación en la que entres hasta que tu estado de ánimo rebote por el mundo como un búmeran. Nunca sonrías.
  3. Sé malagradecido
    Recuerda que tú tienes derechos, no obligaciones. Escribe cinco cosas que hoy salieron mal. Lleva en tu bolsillo una lista de quejas contra Dios y la humanidad y mírala cuando necesites deprimirte. No valores nada ni a nadie.
  4. Vive un estilo de vida no saludable
    Evita escoger una vida saludable y estar en forma, lo que puede llevarte a una existencia más feliz. Consume una dieta abundante en azúcar, grasas saturadas y otros venenos libres de nutrientes. No duermas lo suficiente. No hagas ejercicio.
  5. No busques soluciones a los problemas existentes
    No enfrentes tus desafíos personales; la negación y el escape es siempre más fácil. Nunca le pidas ayuda a nadie. Cuando la vida te presente una dificultad, revuélcate en ella y deprímete pensando cuán terrible es tu vida
  6. Continúa repitiendo patrones de pensamiento y de conducta negativos
    Apégate a los ciclos de pensamiento y conducta tóxicos y destructivos que erradican la autoconfianza y el fortalecimiento. Apégate a pensamientos negativos y obsesivos, a atracones de comida y a conductas adictivas.
  7. No vivas en el momento
    Al compartir un momento maravilloso con familia y amigos, no te permitas sentir la intensa alegría del momento.
  8. No trates de lograr tus metas
    Ignora las metas a largo plazo. Mantente dentro de tu caja, sin expandir tus horizontes, sin aprender algo nuevo o esforzarte por ser mejor.

Deja un comentario