La “Gaceta Leonciopradina” y el reencuentro generacional

Luis Enrique Herrera Romero – XXXIX CMLP, Presidente ALCMLP / (…)

En una publicación de la época, señalaba el General Don José del Carmen Marín Arista, primer director del Colegio Militar, al desarrollar el contenido conceptual de nuestro lema disciplina, moralidad y trabajo, que la esencia de la primera “es el más alto significado del predominio del espíritu sobre la materia”; lo que incide en la moralidad, “tan venida a menos (…) por el quiebre de los valores morales que da lugar a delitos contra el bien público, que repercuten en el hambre, la miseria, el desamparo y el sacrificio de los menos favorecidos” y que sólo el “ser humano adquiere jerarquía sobre sus semejantes por la calidad de lo que hace (…) y por el esfuerzo, que es la fuente de las más puras satisfacciones”.

Esa es la esencia que los egresados del Colegio Militar Leoncio Prado tenemos, desde Scorza, Casas, Hamman, Gómez, Alvarado y otros ilustres que conformaron la primera promoción, hasta los Tinta y otros egresados de las últimas promociones, la esencia es la misma; ser leonciopradino, es ante todo, ser un hombre que aprecia la verdad, la justicia, la entereza, el bien y el respeto a los demás; porque eso nos inculcaron desde jóvenes; quizás en un plantón, haciendo planchas o cumpliendo un arresto, entendimos estos conceptos y aprendimos a atesorarlos; así como nuestro sentido del bien común; representado en la unidad de las promociones y apoyo a otros hermanos leonciopradinos, que se puede activar con un solo saludo, “alto el pensamiento” y una sola respuesta “como una bandera”.

Sin embargo, durante la mayor parte de nuestra vida, ya en condición de excadetes, nuestros puntos de encuentro con nuestros valores y cultura, los encontramos en pocos lugares; más allá del reencuentro o reuniones de promoción, no tenemos espacios regulares de diálogo e intercambio de ideas entre leonciopradinos donde se debata y sobre todo se construya un legado para las promociones jóvenes; en ese sentido, desde 1992, la Gaceta Leonciopradina y especialmente su director Enrique Wong Crespo de la VIII promoción han tenido un rol especial en este reencuentro de distintas generaciones con los valores leonciopradinos; desde aquellos años y en forma impresa nos acostumbró a sendos artículos de hermanos de distintas promociones, donde las experiencias, anécdotas y visiones planteadas por aquellos, contribuyeron a formar una base de conocimiento única para las nuevas generaciones donde siguieran valorando estos principios, tanto más sólida desde que en los últimos años se distribuyera de forma digital, lo que permitiera un mayor alcance.

En ese sentido, como presidente de la Asociación Leonciopradina, me es grato reconocer en la Gaceta Leonciopradina y en “Don Kike”, como afectuosamente le llamamos, uno de los pilares de la formación y difusión de los valores leonciopradinos dentro y fuera de la nuestra comunidad, otorgándonos una muestra de cariño y entrega por el Colegio Militar que nos contagia y enseña a todos; por eso desde, estas líneas, deseo brindar mi agradecimiento y apoyo a tan encomiable labor y sobre todo, comprometer y asegurar nuestro fraternal apoyo a su labor, para que este medio histórico continúe en el tiempo, quizás con el natural relevo generacional, pero siempre con el mismo sentido de unión y confraternidad que caracteriza a la comunidad leonciopradina, basado en nuestro lema. “Disciplina, moralidad y trabajo”.

¡Muchas gracias Don Kike ¡

Deja un comentario