¿Comprar o no comprar?

COMPRAR O NO COMPRAR
                   Décima
                   Y dice así:
Cuando muere un ser querido
que puede ser un esposo
que
ya estaba en base ocho,
el hogar queda endeudado
pues los gastos han crecido;
un ataúd y el velorio
el muerto en su sudario,
gastos hospitalarios,
médicos y honorarios
y el entierro lapidario.

Hay un tema en nuestra vida
que no nos gusta tratar
pero es mejor conversar
de nuestra final partida
con la familia querida.

No es fácil hablar de muerte
pero no es cosa de suerte,
todos los que nacimos
i
gualmente morimos
tanto el débil como el fuerte.

Hace ya mucho tiempo
surgió algo emotivo,
vender le a todo ser vivo
un terreno hermoso
para su final reposo.

Surgieron camposantos
con nombres algo beatos
“Jardines de la Paz”,
“Parque del Recuerdo”,
para descansos absolutos

Esto que parece odioso
aliviará la tensión
y la preocupación,
podrá haber un receloso
ajeno a lo novedoso
que teme, si hace esta compra
vendrá  
pronto La Parca
y olvida  el viejo refrán
“Nadie muere la víspera”.

Y si dudas… mejor ahorra.
 Mi secreto les diré
lo decidí “reciencito”
me compré el “terrenito”
tras presión familiar noble
la compra resultó doble.

Cuando uno es casado
es 
lo acostumbrado,
todos los que vivimos
igualmente partimos
con o sin haber comprado.

Celso Ruiz Huidobro S.VI Prom. CMLP

Deja un comentario