Se fue un grande del atletismo

REMEMBRANZA DE LUCHO HUARCAYA ALZAMORA (VII)

Atendiendo a la gentil solicitud de Óscar Canqui (XX), y haciendo un esfuerzo de síntesis (Hay gente que requiere mucho espacio para escribir y relatar su larga y trascendente trayectoria) envío mi modesto aporte al recuerdo de nuestro común amigo, a modo de semblanza de quien fuera nuestro querido “Flaco” Lucho Huarcaya Alzamora, cuyo detalle se servirán encontrar a continuación:

En el verano del año 1958, nos fuimos a vivir con mi mamá y mis hermanos al segundo piso de un departamento ubicado en el jirón Tarapacá Nro. 674 del distrito de Magdalena del Mar, circunstancia que me permitió conocer al “Flaco” Lucho Huarcaya VII promoción CMLP (En aquel entonces yo tenía 9 años y él 23) dado que él ocupaba un departamento del primer piso, en el que vivía con su esposa. En ese lugar nacieron sus hijos Lucho Jr. (Hoy un destacado atleta Máster residente en USA), Toño, Miguel y Mónica.
En el transcurso del tiempo Lucho tuvo un segundo compromiso… con Isabel Rodríguez, con quien tuvo una hija de nombre Fiorella, quién también fue una destacada atleta.
Quién me iba a decir que con el correr de los años, desarrollaríamos una muy buena y particular amistad, la que fue por supuesto el Atletismo (El Rey de los deportes en las Olimpiadas, además de ser considerado como el deporte base) se encargaría de afianzar.
Estimo oportuno contarles que, estos dos departamentos en los que vivimos (Él con su familia y el suscrito con la suya) eran parte de un grupo de cuatro, que le encargó diseñar y construir su tío carnal Don Elías Alzamora Mablich (Hermano mayor de su mamá) y que dicho sea de paso, fue su primer trabajo profesional como Arquitecto. Resulta que al poco tiempo don Elías, vendió su casa y se mudó a otro de los departamentos del primer piso y a partir de ese momento nuestra amistad se haría más cercana e intensa, porque compartimos muchísimas vivencias relacionadas íntimamente con este lindo deporte. Permítanme hacer un paréntesis en el relato para facilitar el entendimiento, comentándoles que don Elías era Juez Internacional de Atletismo y Presidente de la Asociación Peruana de Jueces de Atletismo (APJA) y con el correr de los años presidió la Asociación Sudamericana (ASAJA), además de ser Vice-Presidente de la Federación Peruana de Atletismo (FPA) vinculándolo directamente a este deporte y siempre me llevaba al ver los entrenamientos y competencias atléticas, tanto en el Estadio Nacional (Lima), como en el Gálvez Chipoco (Barranco) e incluso en provincias, lo que fue despertando mi afición primero y participación después (Como Juez Nacional e Internacional y dirigente de la FPA y de la Confederación Sudamericana) y esas actividades fueron la esencia de la cercanía de nuestra amistad, de la que Don Elías jugo un papel fundamental porque él fue mi maestro y mentor, al igual que su sobrino Lucho, de los que aprendí mucho.
Cuando conocí al “Flaco”, era el campeón peruano del salto alto con el antiguo estilo “DOBLERODILLO”, además de poseer el record nacional absoluto de la prueba con 1.88 metros, marca que sería batida por su gran amigo y en cierta forma discípulo, Roberto Abugattas Aboid, ambos leonciopradinos como tantos otros destacados atletas que, representaron al Perú en los torneos y campeonatos que les tocó participar. Además el “Flaco” ostenta en sus palmares atléticos el cuarto lugar en el salto triple en los Juegos iberoamericanos de Chile en 1,960, que ganóel brasileño Adhemar Ferreyra Da Silva, doble Campeón Olímpico (Helsinki 1,952 y Melbourne 1,956); triple Campeón Panamericano (México 1,951, Buenos Aires 1,955 y Chicago 1,959) y poseedor del Record Mundial de la prueba con 16.56 metros (Casi nada verdad). Al respecto de esta prueba Lucho contaba que, Adhemar solo a él dio un consejo que le permitió ganar muchos centímetros, que era variar la posición del pie sobre la superficie de la tierra en el primer salto, inclinándola hacia adentro, lamentablemente tuvo muy poco tiempo para practicar, quien sabe si con más tiempo hubiera logrado una medalla (En esa época no había pistas sintéticas). Es probable que muy pocos sepan que, Lucho fue en su momento fue el atleta más rápido del Perú en 50 metros y cuidado que el campeón peruano y doble campeón sudamericano de los 100 metros planos era Gerardo Salazar, al que acompañaban otros muy buenos velocistas como Santiago “Chano” Ferrando, el mayor de los Sanguinetti, etc., e incluso participaba en las postas en los campeonatos nacionales. Pero Lucho también era corredor de 110 metros con vallas y saltaba largo.
Lucho fue un multifacético deportista, juez, dirigente e investigador del este deporte, y en alguna tertulia que me tocó participar, recordaban con Roberto Abugattas cuando empezaron a practicar un nuevo estilo para el salto alto: RODILLO VENTRAL, con el que el atleta soviético Valeri Brumel logró medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Roma y el oro en Tokio, superando a su amigo y rival John Thomas de USA. En ésta destacaban que, en el video que vieron junto al profesor Alfredo Montero (Profesor de Educación física en el CMLP y su entrenador en este colegio), se consideraba las pesas como fundamental para mejorar la potencia y eso revolucionó los métodos de entrenamiento de aquel entonces. Eso lo llevó a fundar la Escuela Peruana de Salto Alto, que tuvo entre sus máximos exponentes al mismo Roberto, su hermano menor Fernando (Quien le batió todos sus records entre nacionales y sudamericanos absolutos), Oscar Canqui Gómez (Mi compañero de la XX promoción del CMLP – Colegio Militar Leoncio Prado), Lucho Arbulú Alcas (XXIV Promoción del CMLP), todos ellos campeones Peruanos, Bolivarianos y Sudamericanos, además de muchos torneos en los que participaron.
Como atleta defendió al club “LOS CHASQUIS”, que fundara su tío Elías con unos amigos y dirigentes de la época, colaborando para que sea campeón, junto a Roberto Abugattas, Ricardo Scamarone, Zacarías Durand, Alfredo Salazar, José Cavero, Héctor Menacho y otros destacados atletas. Héctor es el único campeón sudamericano peruano en la prueba del Decatlón en Chile año 1956, además fue boga alcanzando el campeonato sudamericano de doble par con otro destacado remero de nombre Lauro Pacucich y también fue basquetbolista (Jugaba por el Deportivo Flecha).
En el tiempo promovió la creación del Club Atlético Monterrico (CAM), iniciativa secundada por un grupo de dirigentes amigos, entre los que estuvimos (Si es que la memoria no me traiciona) Carlos Salinas, Ezzio Tassi, Ernesto Osores y el suscrito; a los que se fueron sumando en el tiempo muchísima gente (Mamás y papás de los chicos que compitieron por el club). Este club fue campeón durante 25 años en menores y juveniles, convirtiéndose en la cantera que alimentó las selecciones nacionales. Con este club como base fundamos la Liga de Surco, la que al igual que el club, reinó durante más de dos décadas con algunas alternancias con las ligas de Lima y Balnearios. Con el CAM organizamos un torneo con el CLUB STADE FRANCES de Santiago de Chile, al que se sumó la Liga de Balnearios como invitado, el CAM salió campeón (Los chicos chilenos que nos visitaron, fueron alojados en las casas de sus pares peruanos, y se fueron muy contentos por el trato recibido y quedo formalizada la promesa de devolver la visita, la que se hizo al año siguiente volviéndoles a ganar, pero esta vez en su propia casa). La clausura se hizo en el Club Social Miraflores (Más conocido como el Casino de Miraflores), local que se consiguió gracias a la gentil gestión de los entusiastas hermanos Romero Accinelli (Boris, Eduardo, Fernando y Armando), propulsores y gestores de la Liga de Balnearios y muy buenos atletas además, en especial el “Loco” Armando (XII Promoción del CMLP). Lucho fue un dirigente muy entusiasta, al extremo de recoger personalmente en su camioneta a los atletas del CAM, para llevarlos a entrenar, hecho que estos recordarán el resto de sus días.
Lucho vivió una época de su vida en Huancayo y fiel a su inquieta forma de ser, fundo la Liga de Huancayo, además de formar la Escuela de Fondismo del Perú; tarea en la que fue acompañado por su inseparable amigo Roberto Abugattas, y por dos destacados ex – atletas Magno Rojas (800 y 1,500 metros) y por Guillermo Scheaffer (Salto alto y 110 con vallas), quien a la sazón trabajaba en la GIE IMPREGILO (Consorcio italiano que hizo el Complejo Hidroenergético del Mantaro, que comprende las centrales Restitución y Santiago Antúnez de Mayolo). Producto de lo cual podemos mencionar a Hugo Gavino, Francisco Vega, Sonia Galdós, Ruth Jaime, entre otros destacados fondistas que lograron muy buenos triunfos para el Perú en carreras de 3,000 metros con obstáculos, 5,000 y 10,000 y los 42 km de la Maratón (Estos fueron los predecesores de los actuales Vilma Arizapana, Inés Melchor, Gladys Tejada, los hermanos Pacheco, Raúl Machahuay y tantos otros que hoy triunfan en las más importantes carrera de larga distancia y maratón del mundo.
Como Directivo Lucho fue Presidente de Clubes y Ligas Atléticas, y Vocal Técnico y Presidente de la Junta Directiva de la FPA en el ámbito local, y en el internacional, fue Director Secretario de la Confederación Sudamericana de Atletismo, además fue Juez de atletismo.
Como profesional (Arquitecto) el “Flaco” Huarcaya fue un tipo muy ingenioso y creativo, destacando entre otros logros haber ganado el concurso para diseñar y construir el estadio CENTENARIO de Huancayo y el Centro de Esparcimiento del Banco Wiese (Comprado posteriormente por el SCOTIABANK de Canadá), por ejemplo. Además fue el precursor peruano en instalaciones de pisos sintéticos en campos deportivos diversos.
Ayer 28 de Julio dejo de existir el “Flaco” Huarcaya (Día de la patria, que mejor día para morir puede escoger un hombre, hasta para eso fue creativo Lucho), pero su ausencia solo será física, porque siempre estará presente para todos los que lo conocimos y aprendimos a estimar como el ser humano que era… creativo, ocurrente, muy inteligente, casi genial, un tanto desordenado (Característica que acompañó a muchos de esos seres privilegiados que alguna vez habitaron y transitaron por este mundo) un poco loco también (De esos que no hacen daño), además todos los grandes atletas necesitaron serlo para llegar a ser lo que fueron y si no revisemos… Armando Romero (XII) campeón nacional y record absoluto de lanzamiento de martillo, 1500m, 3,000m, 5,000m, 10,000m y 3,000m con obstáculos, Roberto Abugattas (XV) Campeón y record nacional y sudamericano de salto alto juvenil y mayor, además de gran velocista (Alguna vez integrante de la posta 4 x 100), Alfredo Deza (XVI) Campeón y record nacional de 110 y 400 con vallas y campeón sudamericano de 110 con vallas (Al igual que Roberto, integró varias postas 4 x 100), Dante Yorges (XVIII) campeón de lanzamiento de jabalina, entre los del CMLP y Carlos Monges,campeón de lanzamiento de jabalina y salto largo, y los demás integrantes de la familia Abugattas también (Todos saltadores de alto, parece ser que al nacer les ponían un resorte en el cuerpo… ja,ja,ja) y muchos más que sería muy largo enumerar. Locos por atropellados, por ocurrentes, por simpáticos, por originales y por forma de ser, pero locos al fin y al cabo… personajes muy especiales que se dan de rato en rato para suerte de este mundo.
Alguna vez le dije: Luchito, hermano, porque no escribes tus memorias, porque cuando te vayas de este mundo se cerrará un capítulo del atletismo del Perú y de Sudamérica, y te llevarás contigo experiencias, ideas, proyectos amen de anécdotas y ocurrencias (Unas más graciosas que otras) que para suerte de alguno de tus amigos, fuimos testigos de excepción y quien sabe podamos contarlas a los que les interese, pero el “Flaco” no le puso muchas atención y ayer se fue sin dejarnos un testimonio escrito de lo solicitado, pero así era él: único e irrepetible… pero así lo queríamos sus amigos y por eso he querido rendirle un modesto homenaje, por todo lo que nos tocó compartir en el Perú y en el extranjero y porque así se los ofrecí a sus hijos Mónica y Toño con quienes estuve en el velatorio y a Lucy e Isabel, dos mujeres con las que compartió diferentes épocas de su vida y a las que tuve el honor y el gusto de conocer y apreciar.
Por lo expresado líneas arriba, creo no equivocarme si digo que hoy el Colegio Militar Leoncio Prado y el Atletismo Peruano… ESTÁN DE LUTO!!
Hasta siempre mi querido “Flaco”, te vamos a extrañar…
Carlos Beytia Perales
XX PROMOCIÓN CMLP
CLUB ATLETICO MONTERRICO

Deja un comentario