Crisis política o falta de agenda


MBA. Luis Herrera Romero  CMLP XXXIX

“Hemos perdido el sentido de urgencia y lo que hasta ahora ha ocurrido proyecta un mal augurio
sobre el futuro”. Sentenció Joseph Stiglitz en su obra Freefall (2010), analizando las causas de la
crisis financiera mundial.
Dicha expresión adquiere un significado y relevancia de primer orden en el contexto actual cuando se presentan elementos que perfilan un escenario de crisis política y social de difícil contención y graves consecuencias; si anteriormente afrontamos décadas marcadas por la crisis económica, el terrorismo y la corrupción interna, hoy vivimos un periodo marcado por la crisis moral, la incompetencia en la gestión pública y la corrupción internacional generalizada en los niveles más altos del Estado.
En los últimos diez meses hemos observado el continuo cuestionamiento del establishment
político; el gobierno de PPK debilitó rápidamente su marca como gobierno de lujo y el partido de
oposición no logra posicionar una imagen divergente constructiva. El Gobierno, el Poder Judicial y
el Ministerio Público compiten en lenidad para investigar y sancionar los hechos de corrupción
alrededor del caso Odebrecht. La administración pública aparece adormilada en su accionar y la
Contraloría se percibe más como una traba que como una entidad técnica neutral.
Planteamos que estos cuestionamientos en conjunto con el detrimento de los indicadores
económicos y el desmejoramiento de la calidad de vida ciudadana se constituirán en abono para
un campo donde crecerá la radicalización del discurso político, la conflictividad social, la amenaza
narcoterrorista y se resquebraje la gobernabilidad; por dicha razón, consideramos que la única forma de evitar este escenario es que el gobierno de PPK recupere la capacidad de separar lo
urgente de lo cotidiano en su gestión, por lo que debería priorizar como mínimo:
Comunicar la política general de gobierno, sus principales planes, actividades y logro de objetivos. Los ministros deben asumir una función más proactiva en la gestión de su sector.
Mostrar proactividad para resolver los casos de corrupción relacionados al caso Odebrecht,
deslindar de manera clara con cualquier caso o personaje presuntamente involucrado.
Realizar un pacto político para fortalecer el sistema de administración de justicia con relación a la
investigación policial, procesamiento y sanción del delito. La ampliación del sistema de recompensas por denuncias en casos de delito común.
Retomar las acciones de interdicción contra el narcoterrorismo en las zonas del VRAEM y acciones
policiales y penales contra las bandas del crimen organizado, narcotráfico y grupos políticos que
pregonen ideología terrorista.
Impulsar la reforma de la administración pública, a través de redefinir el accionar de SERVIR y de
la Secretaría de la Gestión Pública para implantar las acciones de medición de la meritocracia.
Establecer una estrategia de captación de la inversión pública y privada en los mercados
internacionales para el desarrollo de proyectos de inversión relacionados al incremento de la
productividad y puestos de trabajo.
Poner en funcionamiento una estrategia de reordenamiento de ciudades, dentro del proceso de
reconstrucción de las zonas afectadas por los desastres naturales.
Implementar normas de estandarización, homogeneización, fichas técnicas y mayor
especialización en las compras públicas, como mecanismos de control anticorrupción en la
cadena de abastecimientos.
Priorizar programas orientados a desarrollar calidad educativa en los distintos tipos de educación
básica junto a programas de acompañamiento docente.
Anteponer el accionar de los programas de lucha contra las principales enfermedades en el país.
Estas acciones propuestas y otras ofrecidas durante campaña, deben implementarse para crear un
discurso y agenda de trabajo que marque el accionar gubernamental en el corto y mediano plazo;
lo contrario sería que la comunicación y el accionar del ejecutivo sigan guiados por la agenda
mediática y esto augura un mal futuro donde no habría vencedores ni vencidos.
Es el momento de traducir el mensaje de campaña en acción de gobierno.

 

Deja un comentario